English French German Portuguese

20 may. 2011

Lomitos de dorada plateada al horno

Lomitos de dorada plateada: qué paradoja, ¿verdad?
Con esta receta participamos en un concurso de recetas navideñas organizado por Gastronomía&Cía el año pasado: 'Concurso Plato de Pizarra'.
Para nosotros, la presentación final fue nuestro toque especial a la receta, puesto que poco más íbamos a añadir a una receta que por su sencillez y buen resultado lleva tantos años aplicándose.

Elegimos un pescado semigraso como lo es el besugo pero bastante más económico e igual de nutritivo, la dorada.
Es una pena que la reluciente piel plateada de ciertos pescados deje de serlo cuando los hacemos al horno. Para recuperar esa luminosidad en la presentación final del plato, decidimos aplicar a los lomitos de dorada unas finas láminas de plata comestible. Seguro que este plato emplatado en Plato de Pizarra no iba a pasar desapercibido en una cena especial.

INGREDIENTES PARA DOS PERSONAS
Dos doradas frescas
Un limón
Un manojo de perejil, sal
150 cl. de aceite de oliva virgen
5 dientes de ajo
Media cebolla
Un pimiento verde y otro rojo

ELABORACIÓN
1. Separamos los lomos de la dorada a modo de filetes sin espinas (podemos pedirlo así en la pescadería).
2. Preparamos en un vaso una mezcla con el aceite, la sal, el perejil y el zumo de medio limón.
3. Picamos muy finito el ajo.
4. Cortamos los pimientos y la cebolla de forma transversal para obtener formas más decorativas.
5. Disponemos todo en la fuente de hormo: primero los filetes de dorada para rociar con la mezcla preparada después. Encima iremos colocando la cebolla, pimientos, ajo y rodajas del medio de limón restante.
6. Mientras preparamos la fuente, iremos precalentando el horno.
7. Introducimos el preparado en el horno durante 45 minutos a 180º.
8. Una vez horneado, preparamos los platos: 2 lomitos por plato, colocamos la guarnición a un lado del plato dejando la superficie de las doradas limpia para aplicar la plata comestible sobre ella.
9. Finalmente, aplicamos con un pincel acrílico, especial para estos casos, las láminas de plata comestible. Las láminas de plata comestible son tan finas que no pueden manipularse directamente con las manos, por lo que frotaremos el pincel con una superficie limpia enérgicamente para cargarlo de electricidad estática y conseguir que la lámina se adhiera al mismo y así, con el mismo, aplicaremos la plata.

Con esta receta, queda reinventado el tradicional pescado al horno que todos ya conocíamos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Conversamos? Comenta mi artículo.
Expresa tus experiencias y creaciones culinarias con el oro y la plata comestible.