English French German Portuguese

9 jun. 2015

Cuando Grace Jones es Gigi en tu paladar



El imaginario de la cultura pop es sorprendente, caleidoscópico, quizá pantagruélico. Cualquier calificativo encaja, cualquier hipérbole se queda corta. Su nacimiento se asocia con unos años en los que las prohibiciones que se habían evaporado en la bruma de los sesenta comenzaron a licuarse en la cultura líquida de la que posteriormente se apropió Bauman. Todo se desbordaba. El ‘pope’ de aquellos años fue Andy Warhol y su ‘santa sede’, el Studio 54 de Nueva York. Columnas y columnas de creyentes del exceso dejaron todo por abrazar la religión del hedonismo. En los límites de la nebulosa creativa de Warhol coincidían personajes que estaban agazapados en la periferia o, simplemente escondidos entre las tinieblas de la superficialidad. Uno de esos personajes fue Grace Jones, una vestal del exceso que distorsionó la hasta entonces imagen insulsa y pacata de las modelos de pasarela. Su insolencia, agresividad y desmesura contribuyeron a borrar clichés.

Cuatro décadas después, el espíritu de esta jamaicana sigue indisolublemente asociado al exceso, a la exageración más allá de lo verosímil. Gigi, como se la conoce en la intimidad, sigue haciendo incursiones en la vida social, pero con cuentagotas. Con 67 años, no deja de provocar. Incluso al Libro Guinness de los récords, porque la diosa del exceso da nombre al que quizá es el cóctel más caro del mundo. Se trata del ‘Gigi’, una creación del restaurante homónimo del elitista barrio de Mayfair en Londres. Por 11.500 euros, el ‘bon vivant’ que quiera que la cultura líquida se desborde en su paladar disfrutará de un cóctel que incluye champán de reserva (Vintage Cristal de 1990), un ‘armagnac’ con más de cien años de antigüedad (Samalens Vieille Relique Vintage Bas Armagnac de 1888) y virutas de hojas de oro. 


Jones no pudo resistirse a semejante provocación y el año pasado se hizo acompañar de otro amante del exceso, el icono Boy George, para beberse, dicen, más de un ‘gigi’ a la salud de la cultura pop.

18 may. 2015

Dubai compite por el helado más caro del mundo



El ‘Scoopi Cafe’ de Dubai podría pasar desapercibido entre los establecimientos de lujo que compiten por la atención y las compras de los visitantes al emirato. Lo reconoce su propietario, el indio Zubin Doshi. Pero este hombre de negocios tiene dos ases bajo la manga para hacer que su heladería-café sea conocida en todo el mundo. Para empezar, el pequeño local tiene una ubicación privilegiada en el entorno del hotel Burj Al Arab, el más lujoso y caro del mundo. Eso garantiza clientes, no hay duda. Por si fuera poco, Doshi ha decidido dar la campanada y competir por el título del helado más caro del mundo. Su apuesta se llama ‘The Black Diamond’, un helado de vainilla que cuesta 716 euros (817 dólares).

La receta es tan sencilla como elegante. El helado de vainilla incluye trufa italiana, azafrán iraní y oro comestible. Se prepara al instante y se sirve en una taza de Versace que el cliente, si lo desea, puede llevarse como recuerdo.



La heladería de Dubai está trabajando intensamente la promoción de su producto estrella en los medios y las redes sociales. Su página de Facebook incluye los reportajes que les están haciendo distintos canales de televisión. Hasta ahí, todo normal. Sin embargo, Scoopi va más allá y, si el cliente lo permite, inmortaliza el momento en el que se adquiere un ‘black diamond’. En la distintas informaciones sobre el helado se sabía que dos clientes árabes lo habían comprado. Parece que el japonés Yuichiro Morikawa es el tercero.


17 abr. 2015

El donut más caro del mundo

Hemos hablado de la democratización de la cocina de lujo en artículos anteriores. Cada vez más personas se acercan a probar o incluso elaborar platos y presentaciones que hace unos años estaban reservadas a unos pocos afortunados. Pero también puede ocurrir que los especialistas -cocineros, pasteleros, enólogos…- hagan el camino inverso y acerquen productos al público en general. El mes pasado hablábamos de la primera rosquilla de oro comestible, una creación que había salido del horno del hotel Westin de Times Square. Frank Tujague había trabajado duro en la elaboración de un producto que combinaba oro comestible con trufa y queso, entre otros ingredientes.


En el mundo global en el que vivimos la imaginación se ha convertido en un producto de primera necesidad. Tan de primera necesidad que a veces surge la misma idea en dos latitudes diferentes. En nuestro viaje mensual por las últimas novedades de la gastronomía de lujo nos hemos parado en un pequeño establecimiento de Kelowna, en Canadá. Allí hacen el donut más caro del mundo, según recoge The World Record Academy. Dolucious Donuts & Coffee ha creado este mes una ‘rosquilla’ que, además de oro comestible, incluye diamantes comestible y vino helado. Su precio, 100 dólares (92 euros).


El donut de Kelowna tiene dos historias con corazón detrás. Los periodistas que han escrito sobre este récord han descubierto que la idea no procede de los dueños del establecimiento. Es una propuesta de un cliente de toda la vida, que solicitó un donut especial para pedirle a su novia que se comprometiera con él. Lo que no sabemos es la respuesta de la afortunada. Sí conocemos el destino de los beneficios obtenidos con este dulce: se quiere renovar la cocina de una iglesia cercana.

16 mar. 2015

Descubrimos la primera rosquilla con oro comestible del mundo

Nuestro trabajo nos lleva a saltar latitudes en busca de las mejores recetas, los más delicados manjares y los postres más dulces y sofisticados. Como Phileas Fogg, viajamos por toda la Red para compartir con nuestros seguidores nuestros hallazgos. Al igual que el personaje de Verne, somos extremadamente puntuales. En nuestro caso, no fallamos a la cita para deleitaros antes que nadie con las últimas novedades del oro y la plata comestible. Este mes nos permitimos viajar a la Gran Manzana, a la que todos consideramos como la capital de los sueños. Nos referimos a Nueva York.


En un paseo por Times Square, la grey de turistas se mezcla con el neoyorquino que va y viene a su oficina. Es un ritmo frenético, en el que perritos, tallarines, donuts… satisfacen el gusanillo de todos. ‘Fast food’ al servicio de ‘millenials’, la Generación X, la Y… y ahora hasta la Generación Z. Pues bien, como haría Fogg, nosotros preferimos deleitarnos con el disfrute del tiempo sin prisas. Lo llaman ‘slow food’. Para ello, nos hemos dejado caer por el hotel Westin de Times Square. Allí nos espera el chef Frank Tujague, que ha ido más allá en la elaboración de la rosquilla o donut tradicional.


Desde el pasado mes de diciembre elabora ‘la rosquilla con oro comestible’, un delicado postre que incorpora crema de queso y trufa a la rosquilla clásica y, cómo no, oro comestible como aderezo final. El precio, como no podía ser de otra forma, está a la altura de lo que es el ‘kilómetro cero’ de la Tierra, Times Square: por poco menos de 900 euros se puede gozar de esta delicia que ni siquiera Verne hubiera imaginado.
Un detalle que hemos descubierto a posteriori: los beneficios conseguidos por la venta de la rosquilla de oro comestible se destinan a Les Amis d'Escoffier, organización que ofrece becas para que nadie se quede sin aprender las artes culinarias.
Fotos: Reuters

16 feb. 2015

El oro comestible viaja de Hollywood a Las Vegas en la noche de los Oscar

Los paparazzi se han vuelto a convertir en el mejor aliado del blog del oro comestible. Desde estas líneas nos hemos colado en la boda de Kim y Kanye, en las fiestas de los Oscar… Pues bien, desde Estados Unidos, concretamente Hawaii, nos hacen una revelación muy jugosa. El presidente Barack Obama suele acudir siempre que puede en sus vacaciones de invierno a un restaurante muy concreto: el Alan Wong’s, de Honolulu. El establecimiento cuenta con una tradición de dos décadas y sobresale por la variedad y el estilo de sus postres. Pues bien, el paparazzi de este blog nos comenta que hasta la fecha, el postre preferido del presidente de Estados Unidos es ‘The Coconut’, un sorbete de chocolate con frutas tropicales. Sin embargo, Alan Wong’s ha incorporado una novedad fuera de carta que consiste en una tarta de crema de plátano con… oro comestible. El hecho de que no se incluya en la carta ha despertado todo tipo de especulaciones. ¿Por qué este restaurante no muestra una de sus creaciones más originales? Los rumores dicen que podría ser porque este postre es el favorito de… Bueno, dejemos los puntos suspensivos.


No nos movemos de Estados Unidos. En la próxima madrugada del 22 al 23 de febrero podremos disfrutar de una nueva edición de los Oscar. La fiesta del cine no falla a su cita anual con muchísimas novedades en el conspicuo mundo del glamour y el estilo. Nuestro ‘paparazzo’ en territorio yanqui nos acaba de enviar una noticia. El restaurante Spago de Las Vegas va a ofrecer una cena para vips durante la ceremonia de Los Ángeles. ¿Cuál es su inspiración? Una fiesta que ya fue protagonista en el blog del oro comestible, la Governors Ball de Wolfgang Puck. Si recordáis, en los Oscar del año pasado esta fiesta tuvo como protagonistas una estatuillas envueltas en oro comestible. El oro comestible es tendencia en Estados Unidos. Viaja de Hollywood a Las Vegas.


15 ene. 2015

El pan más caro del mundo se hace en España..., y tiene oro comestible

La panadería Pan Piña de Algatocín (Málaga) sirve fielmente a sus parroquianos desde 1940. Es un horno de leña que ha sido fiel a sus recetas durante sus siete décadas de existencia. Son panes tradicionales de horno de leña muy apreciados en la zona. Sin embargo, el tiempo y las nuevas generaciones invitan a pensar en nuevas posibilidades para clientes que vienen desde muy lejos. Son rusos, árabes y chinos que escogen sus vacaciones e incluso su lugar de residencia en distintos pueblos de la Costa del Sol, puesto que Algatocín está a escasos kilómetros de la playa.

Las hogazas, barras o pistolas de pan que trabaja su propietario, Juan Manuel Moreno, funcionaban muy bien, pero pensó que había que buscar un diferencial. En un viaje por la comarca descubrió que una tienda de Alhaurín de la Torre vendía ‘el café más caro del mundo’. Fue toda una revelación. ¿Por qué no hacer ‘el pan más caro del mundo’? Manos a la obra.



Moreno tuvo claro que su creación tenía que combinar lujo y un respeto a la tradición por los ingredientes saludables que siempre ha utilizado su establecimiento. Así, en el obrador comenzó a trabajar con masa madre de maíz no transgénico y espelta con miel deshidratada. Hasta ahí, ninguna novedad, pero faltaba el ingrediente estrella. Era el oro comestible, que incluyó en polvo en el interior del pan y con copos en su exterior.



La experiencia de Algatocín no es la primera de pan con oro comestible. En nuestro blog os hemos comentado alguna obra artesanal -Daniel Jordá-. ‘El pan más caro del mundo’ está a la venta por 117 euros en piezas de unos 400 gramos.

Fotos: Planeta Curioso / El Ideal

15 dic. 2014

Cinco ideas para disfrutar de la Navidad con oro comestible


Prisas, muchos recados, cenas, regalos… Llega la Navidad y volvemos a tener una multitud de compromisos a los que casi no llegamos. Entre brindis y cócteles, hay que pensar cómo sorprender a nuestros seres queridos e invitados. Desde Orogourmet hemos preparado cinco sugerencias navideñas en las que el oro comestible puede darte alguna que otra alegría. No nos hemos conformado con las tradicionales uvas de Nochevieja con oro comestible. Hemos buceado en la Red y éstas son nuestras cinco ideas para disfrutar de la Navidad con oro comestible:

1. El Gordo. Dicen que el Tío Gilito está revolucionado en las últimas fechas. No sabemos si es por el fantasma de las Navidades pasadas, las del futuro o porque no sabe cómo conseguir una de las más originales creaciones de Colossal Cupcakes (Cleveland, Estados Unidos). Se trata de dos sacos de chocolate con oro comestible que están llenos de dinero, también de chocolate. El dulce, muy adecuado en estas fechas en las que lo importante son la salud, el dinero y el amor, lo hizo esta pastelería en homenaje al jugador de fútbol americano, Johnny Manziel. Si Gilito quiere 'el gordo', tendrá que abonar unos 600 dólares.

2. Chocolate blanco y trufas con oro comestible. Desde Inglaterra nos llega esta novedosa receta del diario The Independent, que dicen elaborar especialmente para estas fechas. Combina chocolate blanco, trufas y oro comestible.

3. Patatas asadas con oro comestible. Fiona Leahy, un reconocida diseñadora y creativa inglesa, ha elaborado una lista de recomendaciones para celebrar la Navidad "con clase". Entre ellas, apunta como imprescindibles las patatas asadas con oro comestible. Nuestra amiga Fiona no cuenta la receta, pero desde Oro Comestible hemos puesto a nuestros detectives a investigar y…, aquí tienes las 'perfect jacket potatoes'.

4. Cupcakes con oro y plata comestible. Los asiduos a nuestro blog ya conoceréis esta propuesta. El año pasado trabajamos con Rosa Elías dos cupcakes (chocolate y vainilla) con una decoración muy especial para la Navidad. Son recetas que vienen muy bien para estos días en los que los más pequeños están en casa. Puedes ver su preparación en el vídeo Cupcakes para Navidad.

5. Cócteles. El blog Oro Comestible tiene una larga tradición en propuestas y recetas de coctelería con oro comestible. La Navidad no podía ser menos. Hemos conocido muchos 'barmen', pero…, ¿hay 'barwomen'? Por supuesto. Además, la Navidad de es una de las mejores fuentes de inspiración para ellas. Es el caso de Kelly Blackwell (Pensacola, Florida; Estados Unidos), que ha preparado una selección de creaciones en las que el oro toma un papel protagonista.


Seguro que conoces más ideas navideñas con plata y oro comestible. ¿Nos las cuentas?

3 nov. 2014

La hamburguesa más cara del mundo, con oro comestible

Si habitualmente haces compras online no te resultará desconocido Groupon. Quizá hasta tengas cierta adicción a sus ofertas. Pues bien, en Inglaterra han lanzado una promoción para animar a comprar comida a través de la Red con una grata sorpresa para Orogourmet. Han ‘inventado’ la ‘Glamburger’, o lo que es lo mismo, la hamburguesa más cara del mundo. Por supuesto, el oro comestible es protagonista. El responsable de esta ‘hazaña’ es Chris Large, chef del restaurante Honky Tonk del acaudalado barrio de Chelsea en Londres. Atención a la ‘bomba calórica’ –supera las 2.500 calorías-.


La selección de ingredientes puede decirse que es un tanto ‘barroca’, pero no deja de tener su interés por cómo se combinan alimentos de todos los continentes. Para empezar, cuenta con 220 gramos de carne de Kobe Wagyu mezclada con 60 gramos de venado de Nueva Zelanda. Las dos especialidades son convenientemente sazonadas con sal del Himalaya. Esto es solo el comienzo, porque en el interior se puede degustar brie de trufa negra. Pero no, no hemos terminado… La ‘glamburguer’ se sirve con langosta canadiense escalfada en azafrán iraní. Además se incluye caviar beluga, huevo de pato y jarabe de arce. Entonces…, ¿dónde encontramos el oro comestible? Nos ha sorprendido el chef. El oro comestible cubre el pan de manera milimétrica a pesar de la rugosidad e imperfección de la superficie.


Lo que no nos ha sorprendido es el precio. Es elevado, pero la experiencia merece la pena: puedes llevarte a la boca esta delicia por unos 1.400 euros (1.100 libras). El periódico ‘Daily Mirror’ ha hecho un vídeo en el que cuenta cómo es la denominada ‘glamburger’. El reportaje es todo un tutorial en el que se describen todos los secretos de esta particular creación. Nos atrevemos a decir que nos sentimos capaces de hacer esta hamburguesa en casa. ¿Y tú?


Fotos: Daily Mirror  

10 oct. 2014

Gatsby se rinde a las tartas de Dolç Atelier

Cae la tarde. La luz verde copa todo el horizonte en la bahía de East Egg. Jay Gatsby apura una botella de ron que ha llegado directamente desde La Habana. Es un pequeño momento de relax. En poco tiempo empezarán a llegar los invitados… Son los años 20, suenan un violín y un clarinete que improvisan un ritmo sureño. Hablamos de ‘El Gran Gatsby’, el clásico de Scott Fitzgerald que sigue muy vivo. Tan vivo que ha sido el emotivo reclamo para la edición de este año de ‘The Wedding Fashion Night’.


Orogourmet ha participado en este festival de tendencias nupciales que se ha celebrado en Barcelona. Lo hemos hecho de la mano de las amigas de Dolç Atelier. Silvina y Úrsula dirigen esta pastelería de diseño en la que conviven lo delicioso y lo exquisito. Para la ocasión, todo un reto, la organización de ‘The Wedding Fashion Night’ había propuesto lanzar creaciones relacionadas con el glamour de los años 20 y, cómo no, ‘El Gran Gatsby’ fue la inspiración principal.

Dolç Atelier se convirtió en una de las sensaciones del festival. Sus tartas, elegantes y exquisitas, mostraron el glamour de los años 20 con una sobriedad no exenta de lujo. En estas creaciones estuvieron muy presentes tanto el oro como la plata comestible de Orogourmet. De hecho, nos cuentan que Dolç Atelier fue una de las grandes triunfadoras del evento. Estamos seguros de que Gatsby ya ha cambiado su botella de ron por un buen trozo de tarta de esta excepcional repostería.



Si quieres más información, puedes ver lo mejor de ‘The Wedding Fashion Night’ y Dolç Atelier en el hashtag #GatsbyGlam o en Instagram.

10 sept. 2014

Lussory Gold: champán 'halal' con oro comestible


Desde hace años, enólogos y elaboradores trabajan abriendo nuevos nichos de venta para los mejores caldos. No basta con una buena presentación: hay que pensar en productos con un público muy definido. El marketing viene de la mano. Uno de los grandes retos es elaborar un buen vino o champán sin alcohol. Este tipo de producto puede resultar de gran interés para 'targets' muy concretos. Es el caso del mercado musulmán, cuyos creyentes no pueden beber alcohol si siguen los preceptos del Corán. Las ventas son más que buenas y el producto todavía pide una mayor especialización. 


Los habitantes de los emiratos del Golfo piden vinos destinados a celebraciones y consumo en entornos de lujo. Por ello, desde Dubai la compañía Lootah Premium Foods lanza este mes de septiembre un nuevo champán 'halal' en el que el oro comestible de 24 quilates es protagonista. Se llama 'Lussory Gold' y es un espumoso blanco elaborado con uvas de La Mancha (España). Según Tony Colley, director general de Lootah Premium Foods, este espumoso nace debido a la gran demanda que existe en clientes vip para bodas, cumpleaños o eventos corporativos".


El nuevo champán no ha pasado desapercibido en las redes sociales. En Instagram se pueden contemplar distintas preparaciones con el Lussory Gold en Bystro Dubai, evento en el que se ha presentado el producto.

11 ago. 2014

El mejor cupcake para celebrar el 40º cumpleaños

En el blog de Orogourmet os hemos mostrado varias presentaciones que no tienen nada que envidiar a las creaciones de los más reputados maestros de la pastelería. En nuestro radar del lujo habitualmente aparecen dulces y postres de lo más variopinto. Sin embargo, hace pocos días se encendieron las luces de alarma: hemos localizado un cupcake que combina tradición y cocina de vanguardia. Para conocerlo, tenemos que viajar hasta Canadá, concretamente a Toronto.

El amor se puede manifestar de muchas maneras, pero todavía se paladea con más intensidad cuando tu pareja te despierta con un detalle imprevisible. Es lo que debió pensar la persona que encargó a Lisa Sanguedolce, propietaria de la pastelería Le Dolci, un cupcake para celebrar el 40º cumpleaños de su esposa. El hombre, del que no ha trascendido la identidad, acudió al obrador con la intención de sorprender a su mujer con un dulce que que recogiera los buenos momentos del pasado y se abriera al futuro con buenas esperanzas y promesas por cumplir. La respuesta se la dieron el maestro pastelero Devonne Sitzer y la diseñadora Annie Sung Lee, quienes se encerraron en Le Dolci hasta dar con la fórmula perfecta para conmemorar el cumpleaños.


Para ello, conversaron con el cliente y, a partir de los ingredientes favoritos de su pareja, iniciaron un proceso de diseño y elaboración que nada tiene que envidiar a la creatividad que se desprende de cualquier obra de arte. Para empezar, trabajaron un bizcocho con azúcar, harina, miel y sal, que rellenaron con crema de vainilla y un glaseado de moka. Una vez elaborada la base, era momento para innovar. Por indicación del cliente, el champagne tenía que ser protagonista, pero no lo podía ser de cualquier manera. Así que, para sorpresa de la propia Sanguedolce, recurrieron a una técnica propia de la cocina molecular: hicieron burbujas (pequeñas esferas) de champagne. Querían que el espumoso "explotara" en el paladar de la afortunada. Solo con este detalle, el dulce hubiese merecido un artículo, pero todavía hay más.

El cupcake necesitaba un ingrediente que supusiera la diferencia creativa respecto a otras elaboraciones de lujo. Tanto el pastelero como la diseñadora apostaron por el oro comestible. Lo hicieron no como un detalle, sino como toda un exhibición de lujo y modernidad. No se limitaron a espolvorear el dulce, sino que lo revistieron de oro comestible. Con una base de chocolate italiano y café Kona dibujaron unas flores que fueron grabadas en oro. No se quedaron ahí. También entrecruzaron láminas de oro comestible alrededor de la base y dejaron crecer ramas y hojas pintadas también con oro comestible. El resultado es una creación singular, sin parangón en el mundo de la pastelería por su difícil combinación de elementos y la máxima elegancia en la presentación. La guinda al pastel, valga el tópico, se consiguió con una cápsula de coñac Courvoisier de 21 años, que se deshace a gusto del consumidor.

Este cupcake, con un precio de 670 euros, probablemente no se vuelva a elaborar en Le Dolci: no se ha 'bautizado' y su 'propietario' ha pedido que quede en el tiempo como el regalo por el 40º cumpleaños de su mujer. Y, claro, 40 años solo se cumplen una vez. Quizá tú sí te atrevas a…, ¿superarlo? ¿Nos lo cuentas?

Imagen: The Canadian Press

10 jul. 2014

Oro comestible para ‘los alquimistas de la coctelería’

El verano pasado hicimos un repaso por los cócteles más creativos que conocíamos o nos habían recomendado clientes y amigos. De cara a la temporada estival, queremos seguir aumentando nuestra ‘colección’ con una imaginativa propuesta. Para ello, tenemos que viajar a la ‘Ciudad del Pecado’, Las Vegas. Allí tiene su residencia Max Solano, uno de los ‘bartenders’ profesionales más afamados de Estados Unidos. Es habitual verle en prensa y eventos especializados sobre mixología (coctelería). Se podría decir que es todo un ‘alquimista de la coctelería’.


Solano es el director de coctelería de Delmonico Steakhouse y Table 10, dos restaurantes que son propiedad de Emeril Lagasse, el ‘arguiñano’ de Estados Unidos. El primero de ellos, ubicado en el hotel The Venetian, ha celebrado su 15º aniversario con un menú especial en el que no podían faltar los mejores y más celebrados espirituosos. Entre los cócteles, destaca el Nola Presidential, una preparación que sorprende por su variedad de ingredientes. Contiene bourbon Pappy van Winkle de 15 años, ron Pyrat Cask, vermú blanco Maurin, vermú dulce Carpano Antica, licor Grand Marnier Cuvee 1880, vainilla ‘envejecida’ en barrica de bourbon, angostura Bitter Truth Jerry Thomas y una lámina de oro comestible. 


Un exceso, quizá barroco, que resulta imperceptible cuando se ve la presentación, casi minimalista. El cóctel se sirve por 85 euros, aunque se puede solicitar una versión reducida por unos 12 euros.

Imagen: Susan Stapleton

4 jun. 2014

Oro comestible en la boda de Kim y Kanye

En Orogourmet tenemos conectado el radar de tendencias gastronómicas las 24 horas del día, los 365 días del año. Si encontramos alguna nueva creación o una propuesta rompedora os la traemos al blog para dar rienda suelta a vuestra inspiración y creatividad. En este caso, hemos puesto mucha atención en la boda del año para la prensa rosa no de España, sino de todo el mundo. Nos referimos al espectacular enlace entre Kim Kardashian y Kanye West, estrellas de la televisión y la música en Norteamérica. Tanto los preparativos como la propia ceremonia han sido 'retransmitidos' con todo lujo de detalles por la prensa del corazón de Estados Unidos. Dos 'celebrities' de semejante talla, con una personalidad tan peculiar, son un reclamo irresistible para cualquier periodista cotilla que se precie.


La boda tuvo una fiesta previa en París en la que los invitados pudieron gozar de una actuación privada de Lana del Rey, un almuerzo en castillo de Videville del diseñador Valentino y un tour por el Palacio de Versalles. De hecho, la pareja quería casarse en sus jardines, pero no obtuvieron el pertinente permiso. Como 'entrenamiento' para la celebración, no estuvo nada mal, pero el plato fuerte estaba esperando en Florencia. Las crónicas sobre lo ocurrido en Italia muestran que ni West ni Kardashian tienen nada que envidiar a los fastos de los Medici. Para empezar, alquilaron una fortaleza que perteneció a la familia florentina por 'solo' 300.000 euros. A partir de ahí, los detalles son 'secreto de sumario', pero sí que hemos sabido que actuaron Andrea Bocelli o John Legend. Pero, vamos a lo que nos interesa: los invitados tenían sus nombres inscritos en oro en las mesas de la celebración… Celebración en la que los platos estaban glaseados con oro comestible. Pero, no hemos terminado...


Como los invitados, unos 250, tuvieron que firmar una cláusula de confidencialidad para asistir a las celebraciones, son pocas las fotos que se han filtrado tanto en medios como en redes sociales. Sin embargo, alguna de las imágenes ha sido captada por nuestro radar. Franca Sozzani, editora de Vogue Italia, colgó una fotografía en Instagram en la que hay algún detalle interesante. En el fondo del retrato se puede observar la tarta de bodas que tiene siete pisos. Según indican varios medios, su coste rondaría los 5.000 euros y, sorpresa, además de unas bellas decoraciones con fruta, el postre tenía un ingrediente especial: una capa de oro comestible. Como veis, nuestro radar sigue muy activo. Prometemos más sorpresas.

12 may. 2014

Zillion Dollar Grilled Cheese, el lujo en una tosta

Han pasado cuatro años desde que en Orogourmet lanzamos la idea de que la gastronomía española estaba viviendo su Edad de Oro en Internet. La gran familia de blogueros, tuiteros, youtubbers…, que comparten sus experiencias y recetas no ha parado de crecer. Incluso se ha producido un fenómeno que hace no mucho tiempo parecía poco probable: las redes sociales han sido una gran cantera para formatos televisivos en los que la gastronomía es protagonista. Se podría decir que todos llevamos un chef dentro. Y lo mejor de todo es que no hay un ‘efecto Gollum’. Me explico: todos experimentamos, hacemos nuestros pequeños descubrimientos culinarios y, lo más importante, los compartimos en lugar de guardarlos como…, ‘mi tesoooroooo’.



En ese afán de seguir compartiendo, en el blog Oro Comestible os contamos distintas aplicaciones de los metales comestibles en gastronomía. Habitualmente se concibe el uso tanto del oro como de la plata comestible como una acción exclusivamente reservada al lujo. No es descabellado. En estas líneas os hemos mostrado platos, postres, espirituosos…, que ostentan récords Guinness en sus respectivas categorías por ser los más caros del mundo. Sin embargo, el oro comestible tiene una larga trayectoria en la cocina doméstica. Sí, en los fogones de los chef que llevamos dentro. De hecho, os hemos mostrado distintas recetas que amigos, colaboradores y seguidores nos pasan habitualmente. Por ejemplo, el Cake de Oro en Tarro o el Milhojas Gehry. Creo que esto nos lleva a una conclusión que siempre hemos defendido en Orogourmet. La Edad de Oro de la gastronomía lleva consigo la democratización de la cocina de lujo. En esto, como no podía ser de otra forma, tienen mucho que ver las redes sociales.

Esa democratización también ha llegado a la barra de bares y cafeterías. El oro comestible puede disfrutarse en platos, sándwiches e incluso pinchos sin necesidad de pagar precios que supongan un nuevo récord. Es el caso de la colaboración que han establecido en Chicago el restaurante Deca con el bar del hotel Ritz de la misma ciudad. Ambos establecimientos querían realizar una preparación original para el Mes del Queso a la Parrilla (National Grilled Cheese Month). Buscaban lujo y, a la vez, una oferta accesible no solo para magnates. El límite eran cien dólares –unos 73 euros-. Así nació el Zillion Dollar Grilled Cheese. Para entendernos, es una ‘tosta’ de queso fundido. La idea es pura artesanía. El sándwich incluye auténticas delicias como queso cheddar gran reserva –dicen que tiene 40 años-, jamón ibérico, tomates regados con vinagre balsámico, virutas de trufa de Oregón y… cobertura con láminas de oro comestible. La propuesta no ha pasado inadvertida y ha generado todo tipo de comentarios en la prensa local. El atrevimiento de los cocineros de Chicago nos lleva a invitar a bares y cafeterías locales a trabajar pinchos y tapas con oro comestible. De hecho, ya os hemos presentado algunas ideas en el blog. Como veis, no hace falta estar en el Libro Guinness. Con llegar al corazón de los clientes nos conformamos, que no es poco.

10 abr. 2014

Maridaje entre oro comestible y vodka premium

Una de las escenas más recordadas de 'Ciudadano Kane', quizá la película fetiche del cine clásico, vuelve al pasado gracias a una esfera de nieve. En su interior, los copos permanecen suspendidos de manera hipnótica sobre la humilde casa en la que corretea un joven Charles Foster Kane. Es la metáfora de la infancia del protagonista. Estas bolas o globos de nieve tienen su origen en la Francia de comienzos del siglo XIX, donde se usaban como pisapapeles. Habitualmente, los copos que flotaban dentro de ellas eran trocitos de jabón insoluble, muescas de porcelana o pedacitos de pan de oro. Precisamente esta última idea, la del oro flotando en una botella, ha inspirado la última creación de Diageo.



Se trata de Smirnoff Gold Apple, un vodka de edición limitada que cuenta en su interior con copos de oro. Para ello, la compañía ha trabajado una composición especial que permite que el oro comestible permanezca suspendido en el destilado. Esta cualidad, la de que el oro se mantenga a flote, es una de las más apreciadas por profesionales y sibaritas, como ya hemos podido conocer en Orogourmet. De hecho, la idea la conocéis por creaciones como Centvm Vitis o El Conde Azul.
En el caso de Diageo, Smirnoff Gold Apple es el 'sucesor' del celebrado Smirnoff Gold Cinnamon, que se lanzó en 2012. Incluye copos de oro comestible de 23 quilates en un base de vodka premium Smirnoff nº21 con sabor a manzana. Se puede decir que la decoración del producto también es 'premium', puesto que se inspira en el Renacimiento francés.


Las botellas de Smirnoff Gold Apple todavía no se pueden adquirir en comercios especializados. La compañía ha decidido lanzar el producto en un lugar muy especial. Se trata de tiendas premium de aeropuertos y grandes estaciones donde esta botella se vende como "el regalo ideal para un amigo". De momento, estará disponible hasta septiembre de este año. Esperamos la opinión de nuestros viajeros.