English French German Portuguese

10/4/2014

Maridaje entre oro comestible y vodka premium

Una de las escenas más recordadas de 'Ciudadano Kane', quizá la película fetiche del cine clásico, vuelve al pasado gracias a una esfera de nieve. En su interior, los copos permanecen suspendidos de manera hipnótica sobre la humilde casa en la que corretea un joven Charles Foster Kane. Es la metáfora de la infancia del protagonista. Estas bolas o globos de nieve tienen su origen en la Francia de comienzos del siglo XIX, donde se usaban como pisapapeles. Habitualmente, los copos que flotaban dentro de ellas eran trocitos de jabón insoluble, muescas de porcelana o pedacitos de pan de oro. Precisamente esta última idea, la del oro flotando en una botella, ha inspirado la última creación de Diageo.



Se trata de Smirnoff Gold Apple, un vodka de edición limitada que cuenta en su interior con copos de oro. Para ello, la compañía ha trabajado una composición especial que permite que el oro comestible permanezca suspendido en el destilado. Esta cualidad, la de que el oro se mantenga a flote, es una de las más apreciadas por profesionales y sibaritas, como ya hemos podido conocer en Orogourmet. De hecho, la idea la conocéis por creaciones como Centvm Vitis o El Conde Azul.
En el caso de Diageo, Smirnoff Gold Apple es el 'sucesor' del celebrado Smirnoff Gold Cinnamon, que se lanzó en 2012. Incluye copos de oro comestible de 23 quilates en un base de vodka premium Smirnoff nº21 con sabor a manzana. Se puede decir que la decoración del producto también es 'premium', puesto que se inspira en el Renacimiento francés.


Las botellas de Smirnoff Gold Apple todavía no se pueden adquirir en comercios especializados. La compañía ha decidido lanzar el producto en un lugar muy especial. Se trata de tiendas premium de aeropuertos y grandes estaciones donde esta botella se vende como "el regalo ideal para un amigo". De momento, estará disponible hasta septiembre de este año. Esperamos la opinión de nuestros viajeros.

6/3/2014

Oro comestible en la noche de los Oscar

Atención. ¡Tenemos exclusiva! Nos la cuenta nuestro ‘paparazzo’ en la alfombra roja. Es uno de los secretos mejor guardados de la última ceremonia de los Oscar. Se trata del motivo por el que todo el mundo estaba feliz. Sí, lo sabemos. ¿Quizá la varita mágica de la bruja buena trabajó horas extra para conseguirlo? Puede, pero no. ¿Quizá la hiperpositiva canción de Pharrell Williams les ayudó a levitar? No, no, parece que no. Umm…, ¿también podría ser algún ingrediente secreto en la famosa pizza? Si no, no se explica lo del selfie. Bueno, la pista no es mala porque se trata de un secreto culinario.


Sabemos de primera mano que entre los invitados uno de los eventos más apreciados no es la gala en sí, sino las fiestas posteriores en las que se desata la locura. Este año ha habido tortas por asistir a la GovernorsBall, una celebración a la que se invitó a 1.500 celebridades y ejecutivos de la industria del cine. La cita, que contó incluso con un concierto privado de John Legend, tuvo lugar en el Ray Dolby Ballroom de Los Ángeles. Desde hace dos décadas, la estrella de la Governors Ball no es ningún actor, ni ninguna rutilante estrella. El hombre más alabado de la noche es Wolfgang Puck. ¿Que quién es? Uno de los chefs más solicitados entre las estrellas de Hollywood. Este año, con la inestimable colaboración de 350 ayudantes, elaboró un cóctel con 7.000 gambas, 1.300 ostras, carne de Kobe y trufas francesas, entre otras delicias, todas ellas regadas por 1.300 botellas de champán. En total, 50 creaciones originales.


Según nos cuenta nuestro ‘paparazzo’, Puck consiguió que todos los asistentes salieran con una sonrisa en los labios, independientemente de si fueron galardonados o no. ¿Por qué? Logró que todo el mundo se llevara una estatuilla. ¿Cómo? Todos ganaron en la noche de los Oscar. El chef austríaco elaboró 5.000 pequeños ‘oscar’ de chocolate que dispuso en la mesa de postres de la Governors Ball. En este caso, sí que había un ingrediente secreto: el oro comestible. El equipo de cocina utilizó hasta cuatro kilos de oro comestible para dar el toque definitivo a la preciada estatuilla. Nos preguntamos si el año que viene, en lugar del pizzero, quizá llamen a algún maestro chocolatero. Seguro que el oro comestible es protagonista. Apostamos por ello.

Imágenes: Los Angeles Times

5/2/2014

El oro comestible, protagonista de la campaña de publicidad más original del Reino Unido

Los amantes de James Bond tienen grabada en la retina las escenas de Goldfinger en las que Shirley Eaton aparece cubierta de oro. La tercera película de la saga 007 es un compendio del lujo y las tendencias de los años 60. Su estética se ha copiado hasta la saciedad tanto en el cine como en el mercado publicitario. El efecto de cubrir a un actor o una actriz con una capa de metal o pintura es una ‘receta’ común entre creativos. Vodafone, sin ir más lejos, utiliza este recurso en su Vodafone Wallet. Sin embargo, pocas estrategias son tan originales como la que lanzó Pizza Express a principios de año para celebrar el 45º aniversario de sus ‘dough balls’ –bolas de masa, en castellano castizo-.


Si habitualmente mostramos aplicaciones o recetas originales con oro comestible, en esta ocasión nos permitimos hacer un guiño a los profesionales del mercado del marketing y la publicidad. Vamos al grano. La compañía contrató a una estrella de la tele, Joey Essex –el equivalente a uno de los protagonistas de Gandía Shore, en España, o Jersey Shore o The Valleys, también en el mercado anglosajón-, para escenificar un ‘goldfinger’. Hasta ahí, nada original. La clave de la campaña de Pizza Express está en lo que promocionaba Essex con esta ‘hazaña’ del maquillaje: la cadena de pizzerías había elaborado dos únicas y exclusivas ‘dough ball’ recubiertas con oro comestible. Los afortunados que las han encontrado en su pedido, además de disfrutar de esta delicatessen de la comida, han ganado 5.000 libras –unos 6.000 euros-. Además, la cadena ha incluido otras diez ‘bolas’ sorpresa en distintos packs. Llevan un ‘pasaporte’ especial para que sus compradores no tengan que abonar ninguna de las ‘dough balls’ que pidan durante un año. Si pensamos en nuevas ideas, ¿os imagináis, por ejemplo, la búsqueda de un donut de oro comestible?


Por cierto, no es la primera que hablamos sobre pizzas y oro comestible en este blog. Tampoco es la primera vez que aparece James Bond… ¿Quizá estemos ante un déjà vu? Bueno, otra vez…, vamos al grano, mejor dicho, a la pasta. La famosa Pizza Royale 007 elaborada por Domenico Crolla es el mejor ejemplo de pizza con oro comestible, no solo por su originalidad, sino por la bonita historia de amor que la inspira. Con San Valentín tan cerca, ¿quién sabe? Como inspiración, os dejamos los títulos de crédito y la incomparable banda sonora de Goldfinger.

8/1/2014

Un Cake de Oro en Tarro para comenzar el año con buen pie

Si dedicas un poco de tiempo a visitar los perfiles y las actualizaciones en redes sociales de amigos y familiares, es probable que te hayas encontrado en alguna ocasión con un 'selfie'. Se trata de un autorretrato, una imagen en bruto o retocada con filtros en la que nos encontramos a una persona que se acaba de hacer una foto a sí misma. Las hay de todos los colores y para todos los gustos; hay a quien le aburren soberanamente y, por otro lado, hay personas que incluso las coleccionan. No dejan de ser el fiel reflejo de la personalidad del usuario que se retrata. Con la gastronomía ocurre algo parecido. Los dos últimos años han supuesto toda una revolución en la elaboración de dulces y postres caseros. En Oro Comestible te mostramos varios ejemplos durante 2013. Hemos perdido la vergüenza y elaboramos en casa todo tipo de recetas que después compartimos con nuestros contactos. Podríamos decir que son 'los selfies de la gastronomía'. En Pinrecetas, el proyecto de Eduardo Dulce, se recogen cientos de recetas de personas que se atreven y dan rienda suelta a su creatividad con resultados más que notables. En el último mes, desde Orogourmet hemos trabajado una iniciativa conjunta con Pinrecetas para premiar a la persona que hiciera la receta más original con oro comestible. Y ya tenemos resultados.



La ganadora del concurso es Laura Campo Bergua, del blog Sweet Addict, que ha elaborado el excelente Cake de Oro en Tarro. Como comenta Eduardo, "se ha valorado particularmente la variedad de las recetas, explicaciones y fotografías para que el blog ganador utilizara el oro laminado en una receta. La decisión ha sido una tarea muy complicada y reñida por la calidad de las propuestas y por las puntuaciones finales que estaban próximas por pocas décimas". La idea de Laura Sweet Addict reúne elegancia y sencillez en la misma propuesta. Su 'cake' se recoge en un tarro de cristal lleno de sorpresas. Entre ellas, el oro comestible que, por lo que vemos en los comentarios de su blog, ha despertado muchísimo interés. De fácil elaboración, el Cake de Oro en Tarro, es una propuesta perfecta para sorprender a esos amigos y familiares que nos deleitan con sus 'selfies'. ¿Te atreves?

Más información: Ingredientes y elaboración de Cake de Oro en Tarro (Sweet Addict)

10/12/2013

Más ideas para Navidad: Orogourmet en De Torre Gourmet

Hemos aprovechado la cercanía de la Navidad para estar con un buen amigo. Se trata de Álvaro Nieto, responsable de De Torre Gourmet, uno de los establecimientos más reconocidos del norte de España en cuanto a alimentación gourmet. Álvaro nos cuenta la ampliación de la tienda con novedades como una cava de quesos o productos como la carne de buey o el oro comestible. Durante nuestra visita hemos conversado sobre las posibles aplicaciones del oro comestible durante la Navidad. ¿Quieres conocerlas? Te lo contamos en el siguiente vídeo.


No es la única propuesta que te hacemos para la Navidad desde Orogourmet. ¿Recuerdas nuestros cupcakes con oro comestible?

11/11/2013

Oro y plata comestible en cupcakes, una propuesta para Navidad

El cupcake se ha convertido en toda una tendencia y en Orogourmet nos hemos propuesto contarte todos sus secretos. Para ello, hemos estado con Rosa Elías (¿recuerdas un Gehry en tu cocina?) y en nuestra cocina hemos elaborado varios cupcakes con la vista puesta en Navidad. Te lo contamos en este vídeo.



Las recetas del vídeo son las siguientes:

Cupcake de Chocolate

Ingredientes (para 9 unidades):
-1 huevo
-62 g de mantequilla (a punto pomada)
-112 g de azúcar
-62 g de leche
-135 g de harina
-1 cucharada tamaño café de levadura en polvo
-50 g chocolate de cobertura
-1 cucharada tamaño café de cacao en polvo
-Ingrediente especial: oro o plata comestible

Elaboración:
-Precalentar el horno a 180º.
-Mezclar en un bol el huevo con el azúcar y la mantequilla, hasta que se quede uniforme. Añadir la harina, la leche, la levadura, cacao en polvo y el chocolate de cobertura derretido.
-Llenar las cápsulas unas tres cuartas partes aproximadamente.
-Hornear durante 18 minutos aproximadamente, hasta que veamos que estén hechos.
-Dejar enfriar antes de decorar con la cobertura.



Cupcake de Vainilla

Ingredientes (para 9 unidades):
-1 huevo
-62 g de mantequilla
-112 g de azúcar
-62 ml de leche
-135 g de harina
-1 cucharada tamaño café de levadura en polvo
-1/2 cucharada tamaño café de extracto de vainilla
-Ingrediente especial: oro o plata comestible

Elaboración:
-Antes de preparar la masa para los cupcakes, calentamos el horno a 180°C.
-Batimos el huevo con el azúcar y la mantequilla, que previamente haya estado a temperatura ambiente para que esté blanda y poder mezclar en la masa, hasta conseguir una mezcla ligera.
-Añadimos a la mezcla la leche, el extracto de vainilla, la harina y la levadura tamizadas. Seguimos batiendo enérgicamente con una varilla durante 2 minutos aproximadamente hasta conseguir la textura de una crema.
-Ponemos las cápsulas en una placa de horno y las rellenamos con la masa.
-Horneamos durante 18-20 minutos a 180°C, hasta que tengan consistencia.
-Dejamos que se enfríen completamente.

17/10/2013

Nueva identidad corporativa y web de Orogourmet


Orogourmet
Los bematistas ayudaban a Alejandro Magno en sus travesías y expediciones por Oriente. Medían las distancias contando los pasos y su oficio, de gran precisión, era de gran importancia para conseguir grandes retos y conquistas. En estos últimos años, en Orogourmet hemos dado pasos inequívocos para fomentar el conocimiento y la consolidación del uso de metales en gastronomía. Consideramos que el oro comestible y la plata comestible ya forman parte de los ingredientes imprescindibles en cualquier cocina de vanguardia. Esto nos lleva a seguir dando pasos para promover y popularizar nuestros productos. Como los artesanos bematistas, hemos trabajado con sumo esmero y precisión nuestro siguiente paso: una nueva identidad gráfica y una renovada web para Orogourmet.
La nueva identidad gráfica de Orogourmet está inspirada en el delicado y concienzudo trabajo de los artesanos con los metales. En relación con la gastronomía, supone una metáfora sobre la dedicación de cocineros, chefs y maestros pasteleros en la ornamentación de sus mejores creaciones con oro y plata comestible. Esta identidad gráfica sirve de inspiración para estructurar nuestra web, en la que el oro y la plata adquieren protagonismo en un espacio claro y funcional. Puedes acceder a los siguientes contenidos y servicios:

No nos olvidamos de la redes sociales. Desde la web puedes acceder a nuestra página en Facebook y los perfiles de Orogourmet en TwitterFlickr y YouTube. Como tu opinión es importante, te invitamos a que nos traslades tu opinión sobre nuestra nueva identidad y la web de Orogourmet. Gracias por adelantado. Seguiremos tus pasos.

4/10/2013

Oro comestible en helados sundae

El sundae es un postre que tiene como base una o varias bolas de helado regadas con sirope y los ingredientes que la imaginación disponga. En España se ha popularizado gracias a las nuevas heladerías que combinan tanto helado como yogur, además de una suerte de ingredientes conocidos como toppings. Si eres un amante de este postre, te interesará conocer su historia: hasta cinco ciudades norteamericanas se disputan la invención de esta delicia que ha cumplido su 120º aniversario. En Estados Unidos se hacen sundaes para momentos o conmemoraciones especiales como el 4 de julio, Día de la Independencia.


El sundae también es protagonista en la gastronomía de lujo. ¿Por qué? Tenemos que viajar hasta Nueva York para descubrirlo, concretamente al restaurante Serendipity 3, donde se elabora el Grand Opulence Sundae. El helado posee el récord Guiness como el sundae más caro del mundo. Esta delicia, que está valorada en unos 730 euros, es una auténtica ‘torre de babel’ de los postres por la diversidad de procedencias de sus ingredientes. Servido en una copa Baccarat Harcourt, el helado cuenta con helado de vainilla de Tahití, chocolate venezolano, vainilla de Madagascar… Todo ello aderezado con oro comestible en láminas e incluso con detalles como unas originales almendras de oro. Si te atreves con él, te pasamos su receta.

Puedes ver el Grand Opulence Sundae en la carta de postres de Serendipity 3 y, si quieres disfrutarlo, recuerda que tienes que reservarlo con 48 horas de antelación. El local neoyorquino es ya conocido por los seguidores de Orogourmet. Además de por este delicioso sundae, posee fama mundial por elaborar y comercializar el postre más caro del mundo. Es el Frrrozen Haute Chocolate, que incluye oro comestible en su receta y se puede adquirir por 20.000 euros.


Como sabemos que te estás relamiendo, no podemos evitar traer otra delicia a este blog. ¿Recuerdas los cupcakes? Hemos hablado en varias ocasiones en el blog sobre su elaboración con oro comestible. De hecho, el mes pasado te presentamos el que hasta la fecha era el cupcake más caro del mundo, el Decadence D’Or. Pues bien, tenemos nuevas noticias. Durante la Semana Nacional de los Cupcakes de Reino Unido se ha presentado un cupcake valorado en 995 euros. Y…, ¿qué tiene en común con el Decadence D’Or? Ambos postres comparten un ingrediente clave: el oro comestible.

Imágenes: Megaricos

2/9/2013

Decadence D’Or, el cupcake más caro del mundo

La revista Forbes acostumbra a elaborar unos minuciosos rankings en los que disecciona las mayores fortunas en distintos ámbitos y sectores. Sus listas han favorecido la aparición de todo un género periodístico en el que las clasificaciones del lujo acaparan el protagonismo. Se investiga y pone valor a los más preciados objetos, propiedades e incluso comestibles. En muchos de estos casos, el oro y la plata comestible son ingredientes imprescindibles. 

No hizo falta recordárselo a Olivier Dubreuil y Johann Springisfeld, chefs del hotel Palazzo de Las Vegas. Habituados a públicos exigentes y con el atrevimiento necesario para pagar por lo singular, elaboran el cupcake más caro del mundo, el denominado Decadence D’Or.


Para los neófitos, un cupcake es una magdalena especial, también conocida como pastel de taza o tartaleta. En el caso de este pastel elaborado en el corazón de los casinos, el precio -Decadence D’Or está a la venta por 750 dólares (unos 570 euros)-, puede ser lo más llamativo. Sin embargo, las claves de su éxito residen en la exclusividad de sus ingredientes. Son los siguientes:
  • Coñac Louis XIII de Rémy Martin. Es el coñac más caro del mundo, elaborado con uvas de Grande Champagne. Es un ‘blended coñac’ de otros coñacs con un mínimo de 40 años de envejecimiento. 
  • Chocolate Palmira. El Decadence D’Or se elabora con una variedad de cacao (Porcellana) redescubierta en 2004 en Venezuela por Valrhona
  • Caviar de vainilla. Cultivado de forma artesanal en Tahití. 
  • Oro comestible. Sin duda, el protagonista de los postres más lujosos de la repostería moderna. 

Si quieres adquirir esta tartaleta y tienes la suerte de visitar la capital mundial del juego, acude a la tienda Sweet Surrender del propio hotel. No nos responsabilizamos de los daños colaterales en tu tarjeta de crédito. Pero, si no puedes viajar hasta Las Vegas o la tarjeta está en reposo, tenemos una pequeña sorpresa. Investigando en la Red, hemos encontrado una receta del Decadence D’Or cupcake para que lo intentes en tu cocina o en tu establecimiento. ¿Te atreves? Recuerda, siempre con oro comestible de Orogourmet. Si te esmeras, quizá Forbes te haga un hueco en su próxima lista.

Actualización (Octubre 2013): Un nuevo 'rival' para el Decadence D'Or

Imágenes: Bakers and Artists, Luxuo.

5/8/2013

Ginebra con oro comestible, el cóctel del verano

Hace tres años hablábamos en este blog de la Edad de Oro de la gastronomía en internet. Las tendencias evolucionan, algunas mueren, otras perduran… Hemos conocido nuevas técnicas culinarias, disfrutado de los descubrimientos de innovadores y entrañables ‘gastropredicadores’ y descubierto que, en realidad, casi no sabemos nada..., o casi nada. En este tiempo, desde Oro Comestible hemos compartido y apoyado el renacimiento de la coctelería, que se ha reinventado tras unos años, quizá décadas, en los que inexplicablemente ha vivido casi en la clandestinidad. Por estas líneas han pasado el cóctel de cerveza con oro comestible de Javier de las Muelas, el Chivas 18 McQueen o el Silver Wish, entre otros. Incluso os hemos enseñado en persona a elaborar un Cosmopolitan muy especial. Para este verano, nos permitimos invitaros a decorar vuestros cócteles y combinados con oro y plata comestible. Y…, allá va una recomendación.



Entre las novedades que hemos analizado últimamente, nos ha llamado la atención una propuesta recogida en el muy recomendable blog No te subas a la barra. En el artículo Cómo disfrutar de la ginebra en verano sin pedir gin-tonics se dan varias claves de las nuevas tendencias en coctelería. El blog destaca que “algunas marcas de ginebra han empezado a apostar por nuevas propuestas de cócteles para no centrar su nicho de consumo únicamente en el gin tonic”. En este sentido, cabe reseñar el trabajo que está haciendo la marca Gin Nº3. Recientemente ha presentado una selección de nuevas creaciones, entre las que destaca el Tres Pasiones. Es un cóctel muy refrescante que incluye fruta de la pasión, licor de flor de saúco y oro comestible en polvo. No te subas a la barra se ofrece la receta y elaboración.

Si tienes la oportunidad de visitar o estar en Madrid, el pub O’Clock, con su marcado estilo british, ofrece este cóctel que nos redescubre la ginebra…, con la complicidad del oro comestible.

5/7/2013

La energía del oro en el perfume

El evanescente mundo de los olores inspiró a Patrick Suskind para elaborar ‘El perfume’, una de las grandes obras literarias de finales del siglo XX. La novela del enigmático escritor alemán supuso el redescubrimiento de una sensibilidad perdida y el interés por profundizar en los pequeños detalles de la condición humana. La avaricia, el amor, la ambición, el lujo…, se despliegan con cada una de las fragancias que se diseminan a lo largo del texto. El sentido del olfato, quizá desterrado por la literatura para otros menesteres, sirve al lector para reflexionar sobre sus deseos y aspiraciones. Toda esta sensibilidad, hasta podríamos hablar de intimidad, está muy presente en las creaciones del perfumista Ramón Bejar.


Este profesional casa como nadie aromas y lujo en sus distintas colecciones. En Orogourmet nos ha llamado poderosamente la atención la Gold Collection. Es un extraordinario ejercicio creativo en el que los perfumes, bajo la marca Ramón Molvizar, combinan fragancias que recuerdan el mar, el campo y la montaña con partículas de oro. El artista sigue los preceptos de la perfumería hindú en sus creaciones. No es banal este detalle: frente a la escuela europea, más técnica, Bejar apuesta por la sensibilidad de las enseñanzas orientales.


La línea Gold Collection incluye hasta diez variedades distintas de perfumería de lujo. Como comenta el autor, al pulverizar la fragancia la partículas de oro se depositan sobre la piel como estrellas. No estamos hablando de una sensación vacua, se trata de transmitir la energía que contiene el oro al entrar en contacto con el cuerpo. El perfumista da mucha importancia a las fuerzas telúricas y su influencia en la persona, no en vano Bejar tiene estudios en psicología, un hecho que le impulsa a reflexionar sobre la relación entre lujo y libertad y cómo el ser humano lo traslada a los olores que le envuelven en su vida cotidiana. Rusia y los países del golfo Pérsico ya se han rendido a esta filosofía. Como Suskind, Bejar nos descubre un nuevo mundo gracias al olfato.

4/6/2013

¿Un Gehry en tu cocina?

Dice la leyenda que hace 20 años, uno de los arquitectos más innovadores del mundo visitó la tierra con nombre de vino. Hablamos del canadiense Frank O. Gehry, un artista que retuerce formas y estructuras de edificios para absorber y proteger del caos a quienes habitan en su interior. Escéptico con las tentaciones de Baco, los empresarios del vino, en concreto Herederos de Marqués de Riscal, le tentaron con el descorche de una botella de la añada de 1929, año de su nacimiento. Herido de vida por el caldo de Rioja, el arquitecto del Guggenheim bilbaíno decidió dar continuidad a su obra en el norte de España y aceptó trabajar en la creación y diseño del hotel Marqués de Riscal. Tiempo después, es difícil encontrar a algún amante del vino o del enoturismo que no haya visitado o tenga este edificio singular en su lista de destinos pendientes.


Esta combinación de tradición centenaria con vanguardia se ha reflejado en dos de las últimas creaciones gastronómicas de Rosa Elías. Se trata de dos pinchos, en concreto el denominado ‘Milhojas Gehry’ y el ‘Cilindro de Trigueros’, en los que la plata y el oro comestible son protagonistas. Ambas propuestas tuvieron su ‘premiere’ en el espacio televisivo El Educador en Vinos (TVR), donde el espectador pudo disfrutar de una cata de oro comestible, así como una demostración práctica del origen de este producto y sus aplicaciones. Las creaciones de Rosa Elías no dejan de ser una metáfora de todo lo que se puede inventar e innovar con los metales en la cocina.



Al igual que las planchas de titanio en las obras de Gehry, las láminas de oro comestible y plata comestible generan movimiento y dinamismo en la apariencia y la estética del pincho. Los metales se convierten en aliados para motivar la curiosidad y el disfrute del comensal. Las combinaciones de alimentos tradicionales se potencian con nuevas sensaciones, sin que el pincho pierda su identidad ni haya dificultad en su degustación. Estaremos atentos a la próxima visita del señor Gehry, no se puede perder su milhojas.

2/5/2013

Nueva presentación de Orogourmet: tacto e innovación

Las obras de arte mejoran con el tiempo. El paso de los años otorga a pinturas y esculturas una madurez que sorprende incluso a los profanos en la materia. Sin embargo, la historia no transcurre sin dejar factura. No en vano, los materiales son caducos. Es el momento del restaurador o conservador, que con suma delicadeza lucha contra décadas, quizá siglos. La obra debe perdurar durante el mayor tiempo posible. 

Esta batalla contra lo perecedero tiene su máxima expresión en la cocina y, en especial, en las creaciones de la gastronomía moderna, donde la imaginación es un pueblo en armas contra la rutina. Las nuevas creaciones demandan el tacto de un paciente conservador y la inquietud de un innovador atrevido. Cualquiera puede pensar que este terreno está abonado exclusivamente para especialistas, pero si algo tiene la gastronomía moderna es la posibilidad de dejar que el aficionado novel pueda trabajar sus creaciones. Es el terreno en el que Orogourmet se convierte en fiel aliado. Nuestro último producto es el mejor ejemplo. Hemos lanzado un estuche delicatessen que incluye cuatro hojas de oro comestible, 40 mg de copos de oro comestible y un pincel para su aplicación

A ojos de un desconocedor de las posibilidades y aplicación del oro comestible, la propuesta puede parecer exclusiva para grandes chefs. Nada más lejos de la realidad. El estuche está pensado para gastrónomos que se aplican o hacen sus primeras creaciones. Las hojas de oro, como si estuvieran en manos de un paciente conservador, suponen un ingrediente atemporal. Los copos, por su parte, son una propuesta de fantasía, un caos ordenado en medio de una delicia. 

El estuche es un excelente regalo para el cocinero moderno o incluso el artista que todos llevamos dentro. Hablamos de hacer pequeñas obras de arte en, quizá, poco tiempo.

4/4/2013

Network and the City sigue creciendo, aniversarios en Barcelona y Madrid

El concepto de emprendedor acapara titulares y comentarios en tertulias políticas y mediáticas. Nunca se ha hablado tanto de las posibilidades de iniciar un negocio, madurarlo y buscar el éxito empresarial. Sin duda, no es fácil. Lo podemos asegurar. Sin embargo, hay iniciativas que facilitan el camino y permiten conocer nuevas experiencias y casos de éxito. Me refiero al evento Network and the City (NATC), promovido por Doblemano. En el encuentro, en el que participa Orogourmet, nos reunimos mujeres con ideas, inquietudes y proyectos de negocio en el terreno de las tendencias y el lujo. Creo que NATC es uno de los mejores eventos de lo que se conoce como networking, un foro de relaciones públicas y negocio en el que la mujer es protagonista. Lo recomiendo personalmente: conversación agradable, sabios consejos y muy buenos contactos. NATC ya se ha consolidado dentro del calendario de networking. Prueba de ello es su reciente tercer aniversario en Barcelona, que celebramos en Ornina.


Como colaborador del evento en la Ciudad Condal, Orogourmet presentó unos panecillos con láminas de oro comestible de la mano del maestro Jordá, una delicatessen que ya os hemos presentado en este blog.
Por cierto, que el evento va sobre ruedas. Network and the City también ha celebrado recientemente su aniversario en Madrid, en este caso el segundo cumpleaños en el Radisson Blu Hotel Prado. Como comentan los organizadores, quedan muchos más aniversarios por celebrar. Desde Orogourmet apostamos por ello. Que sean muchos más y… ¡ánimo emprendedoras!

4/3/2013

Muremino, chocolate against the machine


Dicen que el espíritu de Ned Ludd ha vuelto para hacernos un guiño travieso en los postres. El líder del movimiento luddita, muy popular durante la Revolución Industrial, se oponía al uso de cualquier máquina o cualquier forma de tecnología en los procesos productivos. Pero, ¿qué tiene que ver este personaje con la gastronomía? Es sencillo.

Ned Ludd se ha reencarnado en Muremino. Vamos al grano. Muremino es un proyecto experimental que rompe con el concepto tradicional de bombón y sigue una máxima por encima de todas las cosas: “No aceptamos la industrialización del chocolate”. Esta interesante propuesta tuvo un papel protagonista en el pasado Bijoux à Manger Valentine´s Day Edition celebrado en la Sala Miró de Rambla de Catalunya (Barcelona), en el que se pudo disfrutar de bombones experimentales maridados con cava Vilarnau. Estos bombones, según sus creadores, son “piezas únicas e irrepetibles”. Podemos dar fe de ello, puesto que el oro comestible es uno de los ingredientes que forman parte de las creatividades de Muremino y en cada presentación sorprenden por su singularidad.


El proceso de elaboración de este tipo de bombones es artesanal, puesto que a partir de una idea en bruto, se trabaja un tratamiento creativo para a posteriori diseñar un prototipo. Doce horas después, el bombón pasa al paladar de los afortunados que se lo llevan a la boca donde, según Muremino, dejan un sabor “difícil de definir”. Miquel Coulibali, promotor del proyecto, da algunas pistas. Define su producto como un “bombón con una durabilidad muy corta, que se tiene que degustar inmediatamente, como un producto fresco”. Agua pura, menta, especies, bosque, cedro, enebro… es lo que nos sugiere Muremino. Puro ludismo.