English French German Portuguese

29 sept. 2010

El oro: elemento inocuo y biocompatible

La Unión Europea y más concretamente en nuestro país el Ministerio de Sanidad avalan el uso del oro y plata en el consumo alimentario, son respectivamente el E-175 y el E-174. Ambos organismos regulan su uso el cual queda supeditado a la obtención de los certificados correspondientes y que nuestra marca 'orogourmet' posee.

Especialistas coinciden en señalar que la ingesta de oro aporta varios beneficios al organismo, eliminando toxinas y retardando el envejecimiento de la piel. Aunque todos estos beneficios aún no están suficientemente documentados, sí se conoce que el oro es inocuo y permanece inalterable frente a los líquidos biológicos como la sangre, es decir, es biocompatible. Posee un alto grado de resistencia a la colonización de bacterias, por lo que el oro también se usa para implantes donde existe un alto riesgo de infección, como el oído interno o en odontología.

El químico estadounidense John Fackler, investiga las propiedades de este metal poco reactivo al que no afectan ni el agua, ni el calor, ni el aire. Según Fackler, su efecto positivo podría deberse a que el oro previene la formación de peroxinitrato, que “podría ser el mayor villano en el deterioro de células y hueso que sufren los enfermos de artritis reumatoide”, el oro al bloquear la formación de dicho compuesto, actuaría como antioxidante impidiendo la acumulación de radicales libres.

Una revisión sobre las propiedades farmacológicas del oro realizada por el Departamento de Medicina (Reumatología) de la Universidad McMaster, en Ontario (Canadá), considera los beneficios sanitarios del oro. Varios autores señalan que hay pruebas sólidas de que los compuestos de oro inyectable, como el tiomalato sódico de oro, pueden ser la primera opción en el tratamiento eficaz de la artritis reumatoide.

Siguiendo las observaciones del médico internista francés Jacques Forestier, pionero en el campo de la reumatología, ya en los años 20, los compuestos inyectables de oro se utilizaron con éxito para el tratamiento de la artritis reumatoide.

En los años 80, el auranofín, compuesto oral de oro (29% de oro por cada 3 mg de sustancia activa además de azufre y fósforo moleculares), se mostró como la promesa terapéutica sustitutiva del oro inyectable, el auranofín ha mostrado propiedades antiinflamatorias de importancia. In Vitro, los estudios han mostrado actividad inmunorreguladora.

“El auranofín reduce la inflamación y disminuye la velocidad de eritrosedimentación. También disminuye postítulos del factor reumatoide y los niveles elevados de inmunoglobulinas. Al igual que muchos otros compuestos a base de oro en la terapéutica…” según indica  R.H. Freyberg

Tanto es así, que se ha demostrado, por evaluación clínica y de laboratorio, que la administración prolongada de auranofín puede modificar el progreso de la artritis reumatoide y evitar, o simplemente reducir, el daño articular subsecuente.

Existen otros estudios, según el Departamento de Medicina Interna de la Escuela de Medicina de Tohoku (Japón), se analizó durante 12 semanas el uso posible de auranofín en pacientes con asma moderado a severo. Se midió la concentración de oro en sangre y se hicieron exámenes de la respuesta bronquial; la función pulmonar antes, a las seis y doce semanas posteriores a la terapia. La respuesta bronquial disminuyó significativamente después de las 12 semanas. Se piensa que la hiperactividad de los bronquios durante el asma es inhibida por la acción del auranofín.

También científicos de la Universidad Nacional de Singapur patentaron en 2003 un complejo farmacéutico basado en oro para el tratamiento de cáncer. Así, el profesor Leung Pak Hing descubrió que los complejos de oro y fosfina podrían tener beneficios como agentes antitumorales en tratamientos quimioterapéuticos.

Actualmente y sin ir más lejos, científicos de la Universitat Politecnica de Catalunya con el francés Romain Quidant a la cabeza, investigan la erradicación de las células cancerígenas a partir de la aplicación de nanopartículas de oro que detectan y curan el cáncer, técnica que recibe el nombre de oncología plasmónica.




“Sólo hace falta una gota de sangre para aplicar a las partículas de oro y así detectar las células malignas.
El oro es biocompatible por lo que se elimina fácilmente a través de los fluídos corporales”.

4 comentarios:

Bertus dijo...

Buena recopilación Mamen!

Como ya te comentaba en mi blog estuve hablando con el Dr. Miguel Calvo, Catedrático de los Alimentos de la Universidad de Zaragoza, Químico y además especialista en Minerales, con varias publicaciones, y me confirmó que el oro (e-175) no tiene efecto ninguno durante su ingesta, no produce efecto alguno en nuestro organismo, tal como se come, se expulsa.

En Medicina se usan coloides con oro, o proteinas gigantes capaces de envolver una molécula de oro, para que este pueda entrar en el organismo y además así producir algun que otro efecto beneficioso, no negativo.

A partir de vuestros productos, tal y como los ingerimos, ¡no van a tener ningun efecto nocivo en el organismo!

Un saludico

Bertus dijo...

Por cierto, la Comisión Europea evaluará el e-175 y e-174 antes de 2015, junto a otros aditivos como el extracto rojo de remolacha, de pimentón... Podéis ver el siguiente REGLAMENTO (UE) No 257/2010. Curiosamente no hay ningún tipo de prisa en estudiarlos porque no se conocen efectos negativos, aunque sí que se tienen que hacer pruebas de todos aditivos.

Un saludo

orogourmet- oro comestible dijo...

Gracias Alberto por tu inestimable aportación. Es una suerte contar con investigadores agroalimentarios con tan buena predisposición como tú para explicar y confirmar los procesos y virtudes de un producto alimentario como el de orogourmet.¡Un abrazo!

Mamen Martínez (orogourmet)

Anónimo dijo...

Hola quería saber si al poner a hervir unas prendas de oro en agua durante un rato y luego tomarnos la misma, estaríamos trayendo algún beneficio al organismo?

Publicar un comentario en la entrada

¿Conversamos? Comenta mi artículo.
Expresa tus experiencias y creaciones culinarias con el oro y la plata comestible.