English French German Portuguese

24 oct. 2011

"Deja el arma, coge los cannoli"

Con esta célebre frase de la película El Padrino, Clemenza, un mafioso suave pero violento, insta a su acompañante, tras cometer un asesinato y regresar con su mujer, la cual le ha encargado que traiga unos cannoli de la pastelería.

Ya no es de extrañar que unos cannoli puedan tener tal valor que hasta el mismísimo Clemenza piense sólo en ellos en momentos de tal crudeza.



Y es que Jasper Mirabile Jr. encarga el perfecto Cannoli con la receta base de su bisauela con una novedad: estar recubiertos con láminas de oro comestible. Aunque su verdadero creador es el panadero Carey lennaccaro de Overland Park, al que se le ocurrió la idea del oro al pensar en espolvorear el azúcar del que suelen venir recubiertos.


Para los que no lo sepan, los cannoli son dulces típicos de Sicilia que constan de un tubo relleno de queso ricotta batido (crema de leche), mezclado con trozos de chocolate, limón y cáscara de naranja confitada y nueces. De herencia árabe, es típico de Carnaval.

La pasta se enrolla alrededor de un trozo de caña (actualmente se compra la parte exterior ya hecha, o se enrolla en moldecitos de metal que se venden para este fin) y se fríe con ella, luego se rellena con el requesón aromatizado y azucarado con azúcar de caña, en italiano, canna, de ahí su nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Conversamos? Comenta mi artículo.
Expresa tus experiencias y creaciones culinarias con el oro y la plata comestible.