English French German Portuguese

12 jul. 2012

Un rayo de Sol sobre un bombón Sprüngli

Julio… amanece y el calor se adueña del día, llega con sombras largas, pronto el Sol superará ángulos y calentará rincones. Rincones como aquéllos a los que llega nuestra marca, Orogourmet, dejando su impronta dorada, como los rayos del Sol del que hablamos, en los chocolates del rincón suizo de nuestros clientes. Hablamos de la confitería Sprüngli. Solo que bien se cuidan de guardar convenientemente refrigeradas sus creaciones listas para derretirse en la boca de los más sibaritas del dulce

La tradición de esta confitería suiza de reconocida reputación nacional y resonancia internacional, se remonta casi 200 años atrás cuando David Sprüngli junto con su hijo Rudolf comienzan la producción de chocolates; no siendo hasta 1859 cuando se lanzan como negocio convirtiéndose en un popular punto de encuentro en Zurich. 

SprüngliSeleccionan con amor y entusiasmo cada uno de los ingredientes de sus bombones, trufas e irresistibles macarones, así como su procesamiento, envasado y presentación que es totalmente personalizable, lo cual les hace imbatibles en calidad y distinción de cara a regalos para cualquier ocasión



Sprüngli
Una de las claves del éxito de esta empresa familiar que se extiende hasta 6 generaciones, es su espíritu pionero en lucha constante por el ‘renovarse y no morir’: con la búsqueda de ubicaciones cada vez más populares en la primera mitad del siglo XX, con la expansión de la empresa a través de la apertura de puntos de venta en los centros comerciales nuevos y en las máquinas recreativas de la estación de ferrocarril en los setenta, con el desarrollo mundial del negocio a través de pedidos por correo… 

En los últimos años la empresa ha modificado su gama de productos para adaptarse a los nuevos gustos y hábitos alimentarios. Sprüngli ha refinado sus recetas y vuelto a hacer hincapié en la calidad, seguridad y sostenibilidad. Nuevos productos como el Blanc & Noir o las trufas de champán que fueron lanzados en 2010, muestran que la fuerza innovadora de la empresa se mantiene intacta. 

Esta empresa familiar tradicional la gestionan hoy Milán y Prenosil Tomás, la sexta generación Sprüngli. Con cerca de 1.000 empleados (aproximadamente 750 equivalentes a tiempo completo) que genera un volumen de negocio cada vez mayor de más de 100 millones de CHF por año. Especialidades de la compañía se venden a través de diecinueve puntos de venta Sprüngli. Catorce de ellos se encuentran en o cerca de Zurich y el resto son en Berna, Basilea, Winterthur y Zug. Comprar en línea es cada vez más frecuente. 

Hace dos años que la Confitería Sprüngli tiene representación en Dubai donde se ofrece una especie de 'Banca Privada en el chocolate' en la que los clientes pueden ordenar todo lo necesario para eventos empresariales y privados, desde una sola caja de deliciosos bombones a un completo buffet de postres.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Conversamos? Comenta mi artículo.
Expresa tus experiencias y creaciones culinarias con el oro y la plata comestible.