English French German Portuguese

4 jun. 2014

Oro comestible en la boda de Kim y Kanye

En Orogourmet tenemos conectado el radar de tendencias gastronómicas las 24 horas del día, los 365 días del año. Si encontramos alguna nueva creación o una propuesta rompedora os la traemos al blog para dar rienda suelta a vuestra inspiración y creatividad. En este caso, hemos puesto mucha atención en la boda del año para la prensa rosa no de España, sino de todo el mundo. Nos referimos al espectacular enlace entre Kim Kardashian y Kanye West, estrellas de la televisión y la música en Norteamérica. Tanto los preparativos como la propia ceremonia han sido 'retransmitidos' con todo lujo de detalles por la prensa del corazón de Estados Unidos. Dos 'celebrities' de semejante talla, con una personalidad tan peculiar, son un reclamo irresistible para cualquier periodista cotilla que se precie.


La boda tuvo una fiesta previa en París en la que los invitados pudieron gozar de una actuación privada de Lana del Rey, un almuerzo en castillo de Videville del diseñador Valentino y un tour por el Palacio de Versalles. De hecho, la pareja quería casarse en sus jardines, pero no obtuvieron el pertinente permiso. Como 'entrenamiento' para la celebración, no estuvo nada mal, pero el plato fuerte estaba esperando en Florencia. Las crónicas sobre lo ocurrido en Italia muestran que ni West ni Kardashian tienen nada que envidiar a los fastos de los Medici. Para empezar, alquilaron una fortaleza que perteneció a la familia florentina por 'solo' 300.000 euros. A partir de ahí, los detalles son 'secreto de sumario', pero sí que hemos sabido que actuaron Andrea Bocelli o John Legend. Pero, vamos a lo que nos interesa: los invitados tenían sus nombres inscritos en oro en las mesas de la celebración… Celebración en la que los platos estaban glaseados con oro comestible. Pero, no hemos terminado...


Como los invitados, unos 250, tuvieron que firmar una cláusula de confidencialidad para asistir a las celebraciones, son pocas las fotos que se han filtrado tanto en medios como en redes sociales. Sin embargo, alguna de las imágenes ha sido captada por nuestro radar. Franca Sozzani, editora de Vogue Italia, colgó una fotografía en Instagram en la que hay algún detalle interesante. En el fondo del retrato se puede observar la tarta de bodas que tiene siete pisos. Según indican varios medios, su coste rondaría los 5.000 euros y, sorpresa, además de unas bellas decoraciones con fruta, el postre tenía un ingrediente especial: una capa de oro comestible. Como veis, nuestro radar sigue muy activo. Prometemos más sorpresas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

¿Conversamos? Comenta mi artículo.
Expresa tus experiencias y creaciones culinarias con el oro y la plata comestible.